odontopediatria-cabecera

La odontopediatría se encarga de tratar los problemas bucodentales de los más pequeños y se diferencia de la odontología general en que la primera trata los dientes temporales o de leche de los niños y/as, mientras que la odontología convencional se preocupa de los dientes definitivos de los adultos.

Este hecho pone de manifiesto la importancia de la odontopediatría, una rama que le presta especial atención a la prevención de las caries en los menores. No obstante, en el caso de que la caries ya haya hecho acto de presencia se llevará a cabo el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Prevención:

La prevención es fundamental para evitar que los pequeños sufran en el futuro problemas relacionados con la salud dental, de ahí la importancia de tener en cuenta factores como la profilaxis dental (limpieza), el flúor y los selladores, que son un tipo de resina que se coloca sobre los dientes para evitar la aparición de caries en las fosas o fisuras molares.

Tratamiento de la caries:

Los cuatro métodos para hacer frente a las caries entre la población infantil son las obturaciones, las coronas, la pulpotomía y la pulpectomía.

La primera técnica consiste en la eliminación de la caries y posterior colocación de un material restaurador para devolverle la anatomía y la funcionalidad al diente. Los odontopediatras de Odontogen le asesorarán la mejor alternativa.

Por otro lado, si el diente está muy dañado se recurren a las coronas para evitar la fractura total del diente.

Con respecto a la pulpotomía y la pulpectomía resaltar que la pulpotomía se realiza cuando la caries ya es muy grande y afecta a la pulpa central, es decir, al nervio; mientras que la pulpectomía es el procedimiento de eliminar totalmente la pulpa. En ambos casos se restaura posteriormente el diente.

Extracciones:

Se hace necesario poner de manifiesto que todos los tratamientos que se realizan en los dientes de leche persiguen que estos se caigan por si solos, sin necesidad de extraerlos posteriormente. Sin embargo hay ocasiones en las que no es posible salvar el diente de leche y hay que colocar un mantenedor de espacio, en los casos más extremos es necesario extraer la pieza temporal porque está erupcionando a la definitiva.

Traumatismos:

Siempre que los niños se den un golpe en la boca es muy recomendable acudir al dentista para, al menos, realizar una radiografía en la que observar el estado en el que se encuentra la raíz dental y así poder decidir el tratamiento más adecuado.

Ortodoncia interceptiva:

La ortodoncia interceptiva es la corrección del posicionamiento y el tamaño de los huesos. Así se facilita la colocación de los dientes definitivos. En muchas ocasiones estos problemas se deben a hábitos como chupetes o biberones y en otros viene influenciado por la genética.

Según el tipo de maloclusión se puede comenzar el tratamiento a distintas edades. El rango alcanza desde los 3 ó 4 años hasta aproximadamente los 15 años. Es conveniente acudir cuanto antes al odontopediatra.